lunes, 6 de agosto de 2018

La ruta

Un silbido vuela por los aires. Rafa cree que es el viento, pero al girar descubre al señor Anselmo con un machete en la mano y con la cara desencajada. Consigue esquivarle por muy poco. El filo del machete queda a escasos centímetros de su cabeza y él continua sin inmutarse su recorrido en bici.

 El señor Anselmo vuelve a su mesa para continuar con el croissant que ha dejando a medio morder para coger el machete. Rafa no parece estar muy sorprendido. Hace 5 días habría entrado en estado de pánico.

 Pero 5 días es mucho tiempo...

HACE 5 DIAS

El cielo amanece de un extraño color rojizo en esta mañana de agosto en Santa Pola.

Ese maldito rayo de sol se vuelve a colar por la ventana como un despertador. Rafa mira el reloj. No falla. 6,57 h. Como todos los días. Emite sordos refunfuños y se va levantando como un zombie.

 A su lado, Sara sigue durmiendo como un tronco, inmune a la luz que entra por la ventana y que invade ya la habitación del apartamento veraniego. Él, en cambio, sólo se puede dormir envuelto en oscuridad total. Cualquier rastro de luz por leve que sea, le hace abrir los ojos como un resorte.

 Se acuerda, como todos los días, de las madre del  persianero que a última hora, le dijo que no podía ir a ponerle las persianas por no sé qué rollo familiar.

A esas horas maldice igualmente el libro de autoayuda que le regalaron en su cumpleaños.

" Convierte los problemas en oportunidades" decía el libro.

Le pareció una idea fabulosa convertir ese obligado insomnio mañanero en una ocasión para desempolvar la bici.
A las 7 de la mañana le parece una decisión horrorosa.

Echa un último vistazo a Sara y tuerce el gesto. Su cuerpo semidesnudo entre las sábanas ya sólo le despierta cierta desazón.

 Las cosas no van bien últimamente y se adivina el final tras 20 años de convivencia.

 La última y definitiva notificación de la clínica de fertilidad ha caído como una losa sobre los escombros de una relación ya agonizante. La frustración, tras agotar todos los medios posibles de gestación, les ha dejado exhaustos. Este verano se antoja como el último de sus meses playeros en Santa Pola.

Se ajusta el culote y el casco y sale cerrando la puerta sin hacer el más mínimo ruido.

Tras bajar los dos pisos coge la cabra del rellano de la entrada. La antigua bici se quedó con ese nombre tras un descenso suicida en las rampas del Adi en uno de esos años en el que todos los fines de semana salía con Sara a entrenar.

A las 7:10 hasta en Santa Pola en agosto se nota el fresco mañanero en la cara.
Monta rápido y comienza a pedalear.

Siempre el mismo recorrido;  siempre a la misma hora desde que empezaron las vacaciones de verano allá por Julio. Ser profesor de secundaria te asegura una gastritis y muchas vacaciones.

Al de dos manzanas se encuentra con Esther en el Océano, el bar de tapas que frecuentan.

Le saluda mientras sigue preparando el bar para los desayunos. Tiene 40 años y un rostro muy marcado, cincelado tras más de 20 años atendiendo sola a los clientes, sobre todo jubilados impertinentes que opinan que una caña da derecho a un sinfín de servicios y a un trato amable y sonriente.

A pesar de eso, Esther conservar un físico bastante agradable de ver. Al menos eso opina Rafa. Es su oscuro objeto de deseo. No puede evitar ponerse nervioso en las escasas conversaciones banales que mantienen.

- Qué? a correr otra vez? No perdona usted ni un día.
Le pone muy nervioso que le trate de usted.
- bueno es lo que toca. -Dice por decir algo
- pues hala, ya puede acelerar ,que hoy va a pegar fuerte.
-ehh, si, si, seguro que si,..

Se maldice a  mismo por su falta de locuacidad y continua su ruta con una leve pero visible erección en su culote.

Gira a la izquierda y emboca en la calle Jacinto Benavente que le dirige directo al paseo de la playa.
Pasa junto a Carmencita, famoso bar panadería del barrio. Tres o cuatro jubilados de gesto ansioso se afanan por consumir en la terraza  sus croissants a precio de saldo.

Y como siempre, en la terraza, el señor Anselmo, a sus 92 años hierático y con la mirada perdida en dirección al mar. Con un croissant congelado en su mano que nunca termina de entrar en su boca. La reciente pérdida de la Olga le ha sumergido en otro mundo.
Siempre le sorprende en la misma posición, que seguramente no varía mucho a lo largo del día.

Continúa la marcha y llega al paseo de la playa. Allí toma el carril bici que bordea el paseo. El sol asoma entre las palmeras y calienta levemente al escaso grupo de jubilados, runners y paseantes de perros que deambulan a esa hora somnolientos.

Cómo es costumbre se cruza con Ingrid, una suiza de buen ver que pasa como un rayo a su lado sin dedicarle una mirada, concentrada en la carretera.

Klaus se dirige furioso hacia él. Es un pastor alemán de considerables dimensiones y hay algo en la cabra que le saca de sus casillas. Los gritos de Germán el dueño le frenan y se da la vuelta sin dejar de mostrar los dientes.

Sigue avanzando por el carril bici y se topa de bruces con Dani que sale de una bocacalle. Dani tiene un problema evidente de sobrepeso y otro igualmente evidente de verborrea.

-Rafaaa qué tal??? Oye quería preguntarte, mira que Iker llega tarde todos los días y sus ropas huelen a.... Bueno no sé, a droga o lo que sea.... Y no sé cómo hablarlo con él. Tú cómo estás acostumbrado a tratar con chavales igual me puedes decir.... No sé... Qué decirle, ya sabes como son los chicos...

Rafa piensa que tomar drogas es lo mínimo que se puede hacer con un padre como ese pero solo atina a decir.

- No sé, afróntalo, habla directamente con él, sin tapujos, de verdad, los chavales agradecen que vayas de frente.

 Ante la mirada escéptica de Dani Rafa acelera.

- Ya hablaremos que tengo que bajar de 40 minutos como sea-

Dani se va convirtiendo en un punto cada vez más pequeño a sus espaldas.

El carril bici del paseo se acaba y conecta con otro paralelo a la carretera del Puerto.
A mano derecha los chiringuitos de la playa duermen antes del bullicio que soportarán horas más tarde.

Solo está abierta la churrería de Andrés, que sorprendentemente tiene cola a esas horas. Sobre todo jubilados madrileños que no renuncian a su desayuno de porras.

Andrés, con su estilo dicharachero, atiende con gracia a su parroquia.

- Rafa !cabrón! tarde andas no?

Su acento delata su procedencia del norte profundo, de Usúrbil concretamente. Un verano conoció a una camarera santapolense y lleva ya 22 años vendiendo churros en la localidad, dónde es toda una institución.

- Tienes el local a tope todos los días! ? Los vendes gratis o qué?

- Joder! a la gente le gustan los churros. Cada vez más se dejan ya de esas chorradas de cruasanes y bollos y mierdas industriales de esas.
Rafa no dice nada. Prefiere los cruasanes.

 -  luego a pescar, no?.

Andrés es una apasionado de la pesca.

- claro tampoco es cuestión de que le  lleve churros para comer a la Mary, no?.- Se descojona de su propio chiste.

- hala! continúo pedaleando.-

- mueve el culo  que ya te vale, cabrón. Y se vuelve a descojonar mientras le sirve a una señora peripuesta dos porras y media docena de churros.

Termina el carril bici y entra en un tramo de carretera. A esas horas apenas hay coches aunque los que vienen suelen venir a gran velocidad . Esquiva una furgoneta de reparto y un Golf y entra en la zona del Puerto.

Enfila la explanada donde están amarradas las barcazas de recreo que van a la isla de Tabarca. Allí todas entablan una feroz competencia de precios y servicios para atraer a los turistas, anunciándolo en groseros carteles de grandes dimensiones. La que no tiene suelo panorámico ofrece un refrigerio durante el viaje.

Pasa junto a la zona de las embarcaciones recreativas;  yates y veleros pelean por el mástil más alto o el aspecto más lujoso aunque a esas horas de la mañana parece más bien un cementerio marino en el que las gaviotas se posan sin reparar en el nivel de la embarcación.

En el último tramo está el Puerto Viejo. Rafa acelera; es el final del trayecto. Mira el reloj, 44 minutos, 28 segundos. No está mal pero lejos de su mejor tiempo. Lejos de lo que habría hecho antaño.

En el puerto, algunos pescadores van accediendo a las grandes pesqueros que salen a alta mar mientras otros se afanan en preparar los aparejos de las pequeñas embarcaciones con las que salen por la costa. Y al final de la zona transitable en bici, justo en el límite del espigón, está como siempre Doña Adela, remendando una redes de no se sabe qué embarcación.

Rafa siempre para a charlar brevemente con ella antes de iniciar la vuelta a casa.

Doña Adela, así le llama todo el mundo, tiene una edad indefinida;  seguro que más de 80 o incluso de 90 años. La cara surcada de profundas arrugas y la tez morena y seca cincelada por el sol y el viento. Pero no muestra ningún síntoma de deterioro físico alguno; por  el contrario, transmite una sensación de energía y paz en su interior.

Viste de negro aunque no es viuda;  al menos que se sepa.

Rafa para la bici y echa un trago de agua junto a ella.
- hola Rafael le dice sin levantar los ojos. Nunca le mira a los ojos. Es la única persona que le llama Rafael.
- hola doña Adela, bonito día no?
- no, no lo es Rafael, - dice sin dejar de zurcir.
Ah, no? La pregunta queda en el aire y solo se oye el sonido de la aguja zurciendo las redes.

- lamento lo de... Lo del niño....

Pero como? No termina la pregunta punto la mira estupefacto. La carta llegó ayer y nadie lo sabe aún . Doña Adela sigue centrada en sus redes y cambia de tema súbitamente.

- ¿Ves esas gaviotas en el espigón? Pregunta de repente.

Rafa está desconcertado.

- Sí, ¿qué les pasa?

- No deberían estar allí.

Rafa no ve nada raro. - Por qué?

- No deberían estar ahí, no es bueno.

- Hoy está muy rara, doña Adela.

Vuelve a montar en la bici y hace el camino de regreso. Esta vez por la carretera que es más corto.

Pasa por Carmencita y compra pan y croissants. Sube las escaleras y el olor a café le indica que se Sara ya está levantada. Tiene mala cara. Le da un gélido beso y comenta con desgana.

- Otra vez croissants?

Desayunan en la terraza envueltos en una conversación intrascendente y desganada.

Comienzan el ritual de un día de vacaciones; playa piscina siesta terraza.... Cosas que hacen feliz  a la gente normal en eso que llaman  vacaciones.

DÍA 2

A las 6:57 rafa se levanta como un resorte emite su habitual refunfuña indescifrable a modo de mantra diaria y se va poniendo la ropa de ciclista que, tras un mes de vacaciones, empieza a quedarle un poco justa.

Empieza a pedalear calle abajo hasta que se encuentra con Esther, que está preparando las tazas del desayuno.

-Qué pasa, Rafa? A pedalear un poco?

Hoy parece especialmente contenta; Además le tutea primera vez.

- Pues ya ves lo de siempre, una horita para estar en forma. Se arrepiente enseguida de haberlo dicho, pues no aparenta estar muy en forma.

- Venga, a darle duro, a la vuelta te invito a unos torreznos. Y le guiña un ojo.

Rafa se aleja sorprendido y encantado con con esa nueva familiaridad que tiene con la mesonera. Con una sonrisa en la cara y el culote más prieto que antes dobla hacia Jacinto Benavente en dirección a la playa.

Pasa junto a Carmencita, pero hoy la panadería se encuentra casi vacía. es la primera vez que la ve así. Tan solo está fuera el señor Anselmo fumandose un puro. No sabía que fumara. Levanta la vista y hace un ademán de saludarle e incluso de sonreír. Es la primera vez que entabla contacto con él. Llega al carril de la playa.

Klaus se le acerca con gesto amistoso ;comparte unos metros de su ruta meneando la cola.
-Vaya  parece que hay días que te levantas con el pie derecho, piensa Rafa.

Se topa con Ingrid en su carrera. Esta vez se vuelve y le guiña un ojo.

Al final del paseo Dani parece estar esperándole.
- Oye vecino, tenías razón, estuve hablando con Iker y tuvimos una conversación muy intensa padre hijo - dice con orgullo. - Creo que he conectado muy bien con él. Gracias por el consejo!

Sale del paseo por la carretera del Puerto a buen ritmo.

- Indurain! cabrón! hoy se te ve con ganas, eh figura.

- Oye, igual mañana te apetece venir a pescar meros; he encontrado un sitio cojonudo.

- Venga Andrés, cuenta con ello!

Continúa por la explanada del puerto. Las barcazas de Tabarca parece hoy especialmente coloridas y sus carteles especialmente chillones.

Pasa junto a los veleros apretando el ritmo.

 llega a la zona del Puerto Viejo sudando y jadeante. Algunos pescadores le saludan con la mano mientras siguen con sus quehaceres.

Y llega al final del puerto casi al sprint. 43, 57". Toma, record del recorrido. Saca el bidón de agua y se sienta triunfante junto a la señora Adela.

- pues hemos hecho record, dice con orgullo indisimulado.

- enhorabuena-, murmura la anciana sin mucho entusiasmo.

- hay días donde todo te sale bien y presiento que este es uno de esos.

- las gaviotas.

-Que?
- mira las gaviotas. Hay más.
- rafa levanta la vista y ve 5 hermosos ejemplares posados en el espigón.
- Señora Adela solo son gaviotas.
- ya, ya,....pero no es buena señal.
- ayyy, manías que tiene usted a esos bichos, a mí hoy todos los bichos me parecen estupendos.
- venga me vuelvo a casa, que me estarán esperando.
- disfruta del día,, ah y saludos a Carmen, está muy guapa últimamente.

Rafa se pone rojo. La conoce??. Pero no dice nada y monta en la bici camino a casa.

Sube las escaleras de casa con el pan y unas mini ensaimadas. Sara le recibe en ropa interior. Se le ve exultante.

- Cariño hay que intentar arreglar esto- le dice mientras le arranca literalmente la ropa. Por primera vez en los últimos tres meses tienen sexo.
Definitivamente va a ser un buen día.

DÍA 3

A las 6:57, Rafa se levanta menos gruñón que otros días. Se  calza el culote y el maillot rojo y baja las escaleras silbando la banda sonora de la película que vio ayer con su mujer.

Sale por la derecha y enfila la calle principal, en dirección al Océano. Para su sorpresa no está Esther preparando el bar sino un joven sudamericano afanado en doblar correctamente las servilletas. Es la primera vez que no la ve en el bar. Se plantea si preguntarle a ver si le ha pasado algo pero al final decide que no tiene tanta confianza.

Contrariado continúa su marcha y gira hacia la izquierda por Jacinto Benavente.

 Carmencita ha recuperado su bullicio habitual y una larga fila de clientes espera ordenadamente su turno en el mostrador. Sin embargo ninguno de ellos parece tener más de 20 a 22 años. Nunca había visto a nadie de esa edad en el local a esas horas.

No se ve a ningún jubilado en el local. Únicamente el señor Anselmo sentado en su mesa de siempre de la terraza y con su típica expresión perdida hacia el mar. Sin embargo, esta vez, en lugar del croissant habitual lo que tiene en la mano es un... Rafa enfoca los ojos para asegurarse y se queda estupefacto, es un juguete sexual de esos que utilizaba en otros tiempos con Sara:  un consolador!

Sin recuperarse aún del todo continúa la marcha hacia el paseo de la playa.

El primero en recibirlo es Klaus, que se abalanza sobre él como es habitual antes de que Germán tire con fuerza de la correa. Sin embargo, al volverse hacia él descubre ojoplático que lo que lleva Germán atado de la correa no es un perro sino un gato de grandes dimensiones, el más grande que recuerda haber visto.
-Ya puedes perdonar, Rafa, está muy raro últimamente. -Y se aleja reprendiendo con fuerza al animal.

Rafa está confuso y se plantea volver a casa. Pero por algún motivo decide continuar su ruta.

Dani le sale al paso. Está fumando un porro y tiene una expresión feliz y bobalicona.
-Oye Rafa, que ayer no tuve tiempo de contarte;  la conversación con Iker fue muy instructiva, y de hecho me convenció para ver que las drogas no son tan malas como pensaba, tienen un montón de efectos positivos que ni sospechaba.

Saca orgulloso del Bolsillo una bolsita con un polvo blanco que Rafa no se molesta en preguntar qué es.

- Tú ya lo sabías eh, perro. Por eso me dijiste que hablara con él, le dice con una complicidad que no existe.

Al no saber que contestar simplemente acelera sin mirar atrás;

Hoy parece que el mundo se ha vuelto loco de golpe. dice para sí mismo.

Acelera mientras enfila la carretera del Puerto. La churrería de Andrés está llena y Andrés se afana en atender a sus clientes. Hoy no repara en su llegada. Al pasar junto a la churrería repara en un cartel grande expuesto en el frontal.
Hoy, gran oferta,! 2*1 en  croissant!
Andrés vendiendo croissants??? Los odia, no los puede ni ver.!!

Pasa por la Explanada de las barcazas.
Las dos primeras ofrecen hoy como gran oferta un viaje a Madeira con refrigerio incluido. Tiene que leerlo dos veces. Un buen plan.... si no fuera porque Madeira está en el Atlántico...

Rafa se está mareando pero continua a toda prisa en dirección al Puerto Viejo. Unos pescadores están subiendo a puerto las capturas de la mañana. Echa un vistazo. Juraría que lo que hay en esa caja que están subiendo en este preciso momento son.... Truchas arcoiris. Pero a estas alturas ya nada le sorprende demasiado.

Continúa hasta el final del Puerto y para junto a doña Adela que sigue impertérrita  remendando sus redes.
Mira el tiempo 46,48. Bastante malo aunque hoy eso no es importante.
Se quita el casco y echa un trago mientras resopla desconcertado. 52 minutos, un desastre.
- Buenos días Rafael, hoy es un día extraño, verdad?
- Extraño? Un día extraño dice? Es una puta locura de día,!! Doña Adela, ¿Qué sabe usted de esto?
-Mira el espigón, dice sin levantar la mirada de la aguja.
Rafa se gira, un grupo de unas 10  gaviotas descansan ociosa sobre el espigón.
-ahora son 11, dice la anciana.
- Pero qué hacen esas gaviotas,? No me cuente historias.
- No hacen nada, solo es una señal, una mala señal.
- Rafa resopla. No se cree las paranoias de la anciana aunque ya después de lo de hoy no sabe que pensar.
- Mira no sé, no entiendo nada pero mientras no me afecte, yo sigo con mi vida.
- cuídate Rafael,  las cosas no van bien. lo notas? huele raro.
- bueno, que sepa que yo no voy a hacer bici por una temporada, así que no sé si le veré a ud. en un tiempo.

Doña Adela resopla y sentencia

- saldrás otra vez y nos veremos de nuevo.

Rafa monta en la bici y se va deprisa.

La vuelta es tranquila y sin nada raro que destacar. Aparca por fin la bici casa y sube las escaleras.
No huele a café. Entra en casa. Encuentra una nota en la nevera.

"Oye, se me olvidó decirte, tenía reservado para hoy una sesión de parapente con Juli. Luego nos vemos"

 Parapente?? . Es una idea fantástica....si no fuera porque sufre de vértigos y no puede ni asomarse al balcón de un primer piso.

Desorientado se hace un café con los restos que quedaban en la cafetera y cae  en el sofá agotado.
-Menuda mañana-.
Toma la firme determinación de no salir mañana con la bici. Están pasando cosas muy raras.

DIA 4

A las 6:57 tiene los ojos como platos tras darle el sol en la cara. Se plantea firmemente no moverse de la cama pero el cuerpo no le responde. Se levanta y sin que pueda  evitarlo se sorprende a sí mismo viéndose el maiot como todos los días y saliendo con el mismo sigilo de siempre.

Baja las escaleras y se para junto a la bici.  Trata de negarse a montar pero es como si hubiera perdido el control. Se sube a la bici e inicia la ruta resignado.

El día no comienza bien. Se alegra de ver de nuevo a Esther preparando la terraza del bar pero ésta no parece estar de buen humor.

- A  ver si sale usted un poco más tarde joder, que acabo de fregar. Ya me estoy cansando de tanto paseíto en bici junto a mi bar.

Rafa apenas levanta la mano avergonzado en ademán de disculpa y continúa el camino.

Carmencita ha recuperado su clientela jubilada, en gran número además, ya que algunos de ellos llegan incluso a ocupar parte de la calzada. Quizás haya una oferta especial porque se les ve muy agitados. Uno de ellos se gira sin mirar y derriba la bici. Rafa rueda por los suelos y se lleva un golpe considerable en el muslo derecho. El señor Anselmo sale de su marasmo desde su mesa en la terraza y  empieza a reírse en un tono muy intenso y desagradable.

Rafa se vuelve a montar en la bici y piensa en volver. Pero continúa en dirección a la playa. Klaus ha vuelto a su apariencia canina pero lo que no ha perdido es la animadversión por la cabra. Esta vez consigue darle un zarpazo en la pantorrilla antes de que Germán acierte a tensar la correa. Este se disculpa sin mucho interés.

Maltrecho y dolorido continúa y Daniel le sale al paso. Tiene los ojos vidriosos y le mira enfurecido.
- Ya te podías aplicar tus propios consejos, desgraciado!. Me has arruinado la vida - dice sin soltar el porro qué sostiene con mano temblorosa. Se echa a llorar y le escupe.

Rafa acelera el paso antes de recibir más explicaciones.

Andrés tampoco parece estar muy contento hoy. Le sale al paso a la altura de su churrería.
- tú ! desgraciado! no quedamos ayer  para pescar?
2 horas me dejaste tirado esperándote.!! le espeta. No queda nada de su simpatía habitual.

- Jodeeeer perdona se me paso. Es que.....

- Escucha subnormal!  hay dos cosas con las que no juego:  los churros y la pesca.
Su cara de odio parece confirmar estas palabras.

Rafa balbucea alguna excusa y sale disparado hacia la explanada del Puerto.

Las barcazas de recreo parecen haber recuperado sus rutas habituales a Tabarca.
Rafa no repara en el nuevo mostrador que han montado frente a las ventanillas de venta de pasajes.
Vuelve a caer violentamente y esta vez es el hombro izquierdo el que impacta contra el suelo.

Renqueante y desconcertado continúa hacia al puerto viejo. Esta vez es su propio despiste el que le hace chocar contra uno de los marineros que descargan las capturas de arrastre. Los peces caen por el suelo y empiezan a dar coletazos en un baile inútil. El pescador se encara con Rafa pero éste ya no le oye, tiene la mirada perdida. Al notar su expresión desencajada le deja ir y se dedica a recoger los peces caídos. Rafa continúa hasta el fondo del puerto y se desploma sin fuerzas junto a la señora Adela.

Ella continúa zurciendo sus redes sin hacer ningún comentario. Un pescador experto habría dicho que nunca ha visto ese tipo de redes en ningún barco pero él no es ningún pescador experto.

Al fin rompe el silencio y comenta.

- Malos augurios; te lo dije.

Un grupo muy numeroso de gaviotas está posado en el espigón. Algunas se mesan el plumaje con el pico. Otras simplemente miran hacia delante en dirección a él. Como si le miraran.

- Doña Adela,  ¿Qué está pasando? Tiene usted algo que ver? -le desafía levantando la voz.

 La anciana levanta los ojos
- yo solo veo señales, soy una pieza insignificante, esto es.... mucho más grande.

- ¿Ha acabado ya? Pregunta suplicante.

- No ha hecho más que empezar, Rafael.

Rafa hunde la cabeza entre sus brazos.
- ¿Mañana saldré otra vez hacer la ruta verdad?

Doña Adela asiente volviendo otra vez a sus zurcidos.
-¿Qué va a pasar mañana?
Esta vez no contesta y continúa con sus quehaceres.

Una gaviota abre las alas pero sin terminar de alzar el vuelo. Solo como exhibición. Varias la imitan.

Monta en la bici con la expresión vacía y agotada y enfila el camino de vuelta.

Mientras sube las escaleras piensa en la excusa para contarle a Sara acerca de sus rasguños y heridas pero hoy tampoco huele a café.

Entra en casa. Hay otra nota en la nevera.

" Mira Rafa, ya me he cansado de jugar a la parejita feliz de vacaciones. De verdad, esto no nos lleva a ninguna parte por mucho que lo intentemos. Me voy. Ya hablaremos".

No tiene fuerzas para reaccionar. Se sienta en el sofá y se pasa el día viendo programas de la tele que juró no ver nunca.

DÍA 5

A las 6:57 su ojo se abre como un resorte ante el  rayo de sol que le da en la cara.

DESPUÉS

Ingrid llega sudorosa a la parte final del Puerto Viejo. Ha añadido un kilómetro a su ruta mañanera de running y está muy orgullosa.
Allí suele encontrarse una curiosa anciana que remienda unas redes y con la que suele intercambiar unas palabras mientras recupera el aliento.

- Hola señora Adela. Cómo está esta mañana? dice con fuerte acento suizo.
- Bien, hija, aquí en mis labores.

- ¿Ha oído usted lo que le pasó al chico ese, un profesor  que solía hacer bici por el paseo? En el pueblo no se habla de otra cosa. Desde luego no se puede tener tan mala suerte.
Tres extraños accidentes en una sola mañana, además le muerde un perro, y al final acaba ensartado por el arpón del churrero que se volvió loco. Parece salido de una película, no cree?

Doña Adela no comenta nada y continúa a lo suyo.

-la de veces que he pasado yo por esa churrería. En fin, ¿coincidió usted con él alguna vez?

La anciana asiente levemente. Ingrid se levanta.

-En fin me vuelvo. Axel debe de estar a punto de levantarse, a pesar de tener  10 años es como un reloj.
-Sí, también a estas horas se levanta Carlos, no?

Ingrid se queda un poco traspuesta. Desde hace una semana tiene una aventura con el socorrista de su piscina, que se llama Carlos. En fin, será otro Carlos. Cambia de tema.

 - Ha visto usted esas gaviotas en el espigón? Nunca había visto tantas. Son monas no? le gustan?

Doña Adela resopla.

-No, no me gustan. Nada.








 

sábado, 14 de julio de 2018

Aguas grises

Un aullido profundo y sonoro desgarra la paz del amanecer brumoso de las landas.Nadie parece inmutarse. El emisor vuelve a la carga pero el aullido se transforma ahora en un gorjeo extraño. 

- Un guacamayo- me juego el bulto. No hay nadie con Google para desmentirme. Me permito esta pequeña satisfacción. Ninguna luz asoma desde las autocaravana del camping, que parecen fantasmas de latón a estas horas intempestivas. 

Doy una calada al cigarrillo y echo la ceniza sobre la boca del africano. 
Oigo un ruido a mis espaldas. Veo una legaña enorme con tu forma envuelta en la rebeca que usamos en verano como colcha. Te sientas a mi lado sin decir nada. Alargas la mano exigiendo una calada. 

- Esta chupado- te informo.

Esbozas sin ganas un atisbo de sonrisa y coges el cigarro. Tras tantos años de relación el humor es un invitado sordo e insustancial. 

-Te acordaste ayer de las aguas grises? 

Mierda, lo olvidé. Me tocaba a mi vaciar el depósito de la autocaravana.
Niego lentamente con la cabeza. Das otra calada. 

-Hoy es el día, ¿no? -preguntas sin mirarme. No sé si es pregunta o afirmación. 

No digo nada y saco otro cigarrillo.

El guacamayo vuelve a gorjear rasgando el tenso silencio que se ha formado.

-Malditos cuervos- exclamas de golpe, -no me dejan dormir-.

Silencio tenso otra vez.

Vuelves a la caravana sin esperar respuesta.

Voy a hacer café, ¿quieres? - graznas desde el interior.

Emito un gruñido que puede significar cualquier cosa.

Se abre la puerta de la autocaravana de enfrente y surge Ramón con unos espantosos calzoncillos de flamencos. Me sobresalto, se da cuenta y se parte el culo. 

- Qué, vecino? no podemos dormir eh? 
Se vuelve a descojonar. Suelto otro gruñido indefinido. 

-Me voy a hacer un pis y a recoger la barbacoa de ayer, nos pusimos hasta el culo - me dice como si me importara una mierda. 

Arqueo las cejas en señal de aprobación, sobre todo para que desaparezca. 

Al momento pasa a mi lado Josu con su flamante nueva bici y su flamante nuevo equipamiento completo; casco, maillot, culote, zapatillas,... un completo, vamos. Y todo para hacer sus 20 minutos diarios de bici por carril bici. En realidad es todo del Decathlon pero él los lleva como si fuera Giant o Canyon. De todas formas me cae bien. Hace el  gesto de saludar y la regaló mi primera palabra de la mañana :

-Aupa-

Se pierde en dirección al pavo-guacamayo. 

Apareces con dos katilus llenos de café y alargas la mano para darme uno.

-Hoy es el día no? Esta vez es más afirmación que pregunta. Lo sabes de sobra pero supongo que tienes la necesidad de preguntarme. 

Asiento de forma imperceptible; tú bajas la vista.
-Joder, qué mierda- concluyes. Y das un sorbo. 

No digo nada y doy otra calada; me estoy fumando las uñas ya. lo apoyo en el africano, que está ya cerca de desbordarse.

Se acerca la señora Antonia. Ha surgido de la bruma. En las manos blande una bandeja llena de croissants. 
- ¡Hola chicos!; os he visto despiertos y he pensado que tendríais hambre. 

La señora Antonia es viuda aunque no muy mayor y prácticamente vive en el camping. 

Antes de que podemos responder comienza un monólogo sobre unos supuestos ruidos en el camping ayer noche
 
- Habéis oído ¿no? 

Sin esperar respuesta, continua:

-uyyy como la Charito ya sabéis lo que le pasó en un camping...

la historia es bastante insustancial y acaba con Charito asustada por un puto gato. Pero la señora Antonia disfruta de su propia narración:

-Por dios....otra cosa es mi chico  Albertito, que  una vez en Amsterdam, en un camping.... 

Desconecto, pongo el automático y me concentro en el aullido del cuervo-guacamayo, que, lejos de decaer se acelera.

Tú eres más sociable y atinas a meter comentarios monosilabicos en la verborrea incesante de la señora Antonia. 

Algo toca mi pantorrilla. Es Pierre, el niño de los vecinos. 

-Hoy toca bici! ,alle ! , alle ! vamos!, me dice en un español más que decente. 

Mierda, lo había olvidado, les prometí a los vecinos que le llevaría en bici por el lago de Hossegor. 

-Mira Pierre, creo que hoy no es el mejor día.... 

Me lo pgometiste,! Las pgomesas se cumplén! Me chantajea el prepuber. Resoplo. 

Se acerca Laurent, el dueño del camping. Con su español de dos veranos en Salou nos informa de no sé qué problema con la factura que no atino a comprender ni lingüística ni matemáticamente. Hoy no tengo el día para eso. 

El hombre gayumbo, Ramón, aparece de sus quehaceres urinarios y ofrece sus voluntarioso servicios de traducción, a pesar de que apenas habla francés. Ambos se enzarzan en una conversación imposible que no lleva a ninguna parte.

Mientras, la señora Antonia nos narra los procelosos mundos de la relación de su hijo Alberto con la arpía esa de Holanda, Eve, con la que parece estar casado o arrejuntado. Tú aguantas a duras penas el chaparrón aunque ya solo te limitas a asentir sin ganas.

Decathlon man, Josu, vuelve de su paseo cicloturístico y se acerca; parece divertirle la turbamulta que se ha montado en nuestro porche. La señora Antonia, notando seguramente la caída en picado de tu nivel de atención, decide adoptarle y le pregunta:

- qué tal tu bici nueva? 

Antes que conteste le espeta que Albertito se ha hecho un profesional de la bici en Holanda; allí todos van en bici. y.....

Pierre sigue dándome golpecitos en las Bermudas para reclamar su acuerdo y su cacho de atención. El cuervo-guacamayo ha encontrado unos cuates y ya lo que suena es un coro de gorjeos y chillidos irritantes  desde el fondo del camping.

Una enorme y negra nube empieza a nublar mi cabeza. Voces atropelladas embotan mi cerebro hasta que el fin estallo como un volcán.

- hostias!!!, hoy cumplo 45 años!!! 

Las conversaciones cesan de golpe y un gélido silencio se instala en el grupo, que segundos antes charlaba animadamente. 

Todos saben que los 44 años es la edad máxima permitida en el súper poblado mundo actual desde que se instauró el Acuerdo Global de Control de la Población. El chip que llevo implantado en el brazo dará aviso a los ejecutores que aparecerán a lo largo del día. 

La masa se va deshaciendo. Laurent mira las facturas y decide que ya no merecen la pena. Pierre ha desaparecido. La señora Antonia se queda sin palabras por primera vez en mucho tiempo; balbucea algo y se vuelve con su bandeja de croissants. Decathlon Man decide que le faltan kilómetros para cumplir el día y se  marcha pedaleando.
Ramón parece percibir de golpe sus semidesnudez y sale tapándose la entrepierna avergonzado.

Y tú te quedas ahí, con los ojos brillantes por lágrimas que ya no alcanzan a salir. Ya hemos hablado mil veces de esto. 
Buscas algo que decir pero solo te sale un murmullo tembloroso:

- Acuérdate de las aguas grises. 

Y te metes en la autocaravana.

-Sí, sí, las aguas grises - susurro para mi.

Pero antes de eso, enciendo otro cigarrillo.El africano aguantará uno más.

El coro de cuervos-guacamayos decide dar por terminado su concierto.

martes, 10 de julio de 2018

Todos quieren a Oscar


Óscar, puto Óscar. La madre que te parió, cabrón. Mira que te lo dije; que no hables tanto, que cierres ese buzón que tienes por boca. Pero no, no podías cerrarla ni siquiera un maldito rato. Y ahora ahí estás, callado mirándome con ojos vidriosos como un subnormal.

El resto de la gente charla animadamente durante la cena. El tema de conversación dominante solo es uno: Óscar. Sí, sí, tú mismo",a ellos sí que  te los has camelado. Todos te adoran, Óscar. Rosa la de la panadería dice que eres el tío más tierno que ha conocido. Rafa con lo seco y ajopuerro que es dice que eres de largo el tío con más coco que ha visto nunca. 
Eva, la lista, la guapa del grupo, la inaccesible. Eva dice ahora que si te pillara en otra ocasión te habría hecho algún que otro favor. Y tú mientras aquí, parado, abrumado sin saber qué decir. Tu labia diluida en la sopa del primer plato. Pero ¿qué te ha pasado? pedazo de mamón. 

Axel, el nuevo líder, el que te sustituyó, se levanta y las conversaciones cesan de golpe; frases sin acabar, preguntas que se quedan sin respuesta, verbos sin complemento.

Se levanta todo ceremonioso. 
Su tono impostado delata al dueño de la ferretería más que el líder que pretende ser. 
- creo que debemos brindar por un amigo. 
Te lanza una mirada la que no respondes; creo que aún le tienes cierto resquemor. 

- Un amigo que lo ha dado todo por nosotros, que nos ha guiado hasta aquí, que nos ha llenado de fuerza, de orgullo, que ha dado sentido a nuestras vidas miserables. 
- Por Oscar! 
- Por Oscar!! _ replican todos con pasión. 
Levantan sus copas y beben como vikingos antes de la batalla. 
Gritan y se alborotan mirándote con admiración y respeto.

Y tú ni te inmutas. 
Incluso un cierto esbozo de desprecio se dibuja en tus labios apretados. 
Para ser psiquiatra la verdad es que manejas bastante mal las emociones

La euforia se va adueñando del grupo. 
John, hasta hace nada, un carretillero huraño y asocial con tartamudez crónica ahora charla animadamente con Ainhoa la bibliotecaria. Esta tampoco es que fuera la alegría de la huerta precisamente. Y ahora, ya ves, se ríe como una loca dando palmadas sobre la mesa. 
 Sí, algunos logros ya conseguiste, no te lo voy a negar. No, si tonto no eres. Listo. Muy listo. El más listo del grupo. El Grupo. Con mayúsculas como te gusta llamarlo a ti, todo ampuloso. Tu obra.

No te bastaban tus teorías sobre los grupos; todas esas mierdas sobre convertir una horda de gente inconexa en un auténtico grupo. Querías experimentarlo. Porque eres el más guay de la profesión, claro. Todavía recuerdo el día en el que pegamos aquel cartel para reclutar gente para tu grupo. Sin familia, sin vínculos, sin nada. Te dije que no vendría ni dios. Y 89 personas aparecieran en unos pocos días. Te quedaste con 12;con  tus aires de grandeza no podías ser menos que Jesucristo, claro, puto Óscar. Después esas largas semanas comiendoles el tarro para que olvidraran todos los valores aprendidos, toda la ética que les metieron desde críos y esa obsesión tuya para que perdieran toda la noción de las normas sociales.

 Ellos te adoraban como un Dios y tú cabreado como un mono cuando veías que ellos no avanzaban, cuando seguían las reglas que tú tratabas de arrancarles.
Maldita impaciencia que te devora, siempre ha sido tu peor defecto. Así que encontraste el atajo para lograr tus fines. Cómo tienes una guindilla en el culo, te apuntaste a aquel viaje para convivir con la tribu esa del Amazonas. 

Y conociste la yosedra, esa hierba que usan los chamanes para entrar en trance. Y se te ocurrió que les ayudaría a desinhibirse totalmente. 
No le preguntaste a ellos, claro, para qué? Eran tus cobayas. 
Y se empezaron a desinhibir totalmente. Eras feliz. 
Para culminar tuobra alquilaste el caserón este en el que estamos, en medio de la nada. 
La fiesta total, el culmen de tu obra, todos comiendo de la palma de tu mano. 
Y tú todo orgulloso juntandolos a todos, pidiéndoles que hicieran una gran obra.
-No hay reglas, no hay límites, no hay pecado posible- bramabas desde el altillo.
- sacad todo lo que lleváis dentro, revelaos contra todo!!
Qué orgulloso se te oía.

Y ahora mírate, callado, con tus ojos vidriosos clavados en los míos, posados en tu cabeza, que flota en el perolo de sopa mientras el resto de tu cuerpo se distribuye de manera uniforme por los platos de los comensales y tu sangre llena las copas de tu sediento grupo.Rosa devorando un buen filete de pantorrilla mientras Eva rechupetea tus dedos con ganas.
Puto Óscar, podías haber estado callado pero no, no podías.

Axel sigue preparando con parsimonia el ritual de la cocción de la Yosedra mientras el grupo sigue hablando de lo bueno que eres y que estás, puto Óscar y de todo lo que les has dado.

La excitación va creciendo el grupo de forma palpable.

Dios, no sé cómo acabará esto. Puto Óscar. 

domingo, 22 de octubre de 2017

Orvina-Santa Ana; liga nav 2017. Replicantes.

"Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Y lo peor de todo; he visto las partidas de Jiménez. Todos esos momentos se perderán en el tiempo... como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir." 
Roy Batty (Rutger Hauer). Blade Runner.1982


Su lengua surca bruscamente mi boca hasta llegar ansiosa a mis amígdalas. Su mano recorre peligrosamente mis muslos clavando sus uñas y dejando surcos en ellas. Su cuerpo sudoroso y caliente se va fundiendo con el mío en una sola masa de carne incandescente.
Sale de mi boca; miro tan atónito como embobado su cara angelical y su cuerpo voluptuoso; no en vano fue Miss Cracovia hace 3 años.
Me mira con cara de pícara:
-Te fas a enterrar de quién es Darinka.
Me besa la boca con fruición. Y empieza a bajar. Me besa el mentón. Y baja. Me besa el pecho. Y baja. Me besa el ombligo.... Y baja, baja, baja.....

- Bajas o qué???  Brama una voz desagradable con aroma a pulpo y percebes.

Me despierto bruscamente de la siesta.

...Mierrrrrrda. Es el gallego. Dioooooos, noooooo, ha empezado la liga navarrrrra. Para mi, vamos. Bajo los cuatro pisos que me separan del mundo mientras Darinka se desvanece como el humo en el que surgió en mi cabeza.

-¿Qué pasa, jiménez? Con ganas?  dice todo ufano. Se me ocurren tres o cuatro respuestas pero todas ellas están tipificadas en el código penal. Suelto un gruñido y enfilamos la avenida Villava; Gallego verborreando sobre nosequé de ajedrez; yo medio dormido; el viernes a la noche fui a ver Blade Runner 2049; lo que no me avisaron los capullos de ellos es que 2049 no es el año en el que se desarrolla la peli sino los minutos que dura.

Llegamos. Enfrente los tudelanos de Santa Ana. Unos chavales que se han disparado estos últimos tiempos hasta el punto de optar claramente al campeonato. Los Ortin, Roldán y compañía acompañados de rocosos veteranos como Patxi o Moisés. No sé, ¿serán replicantes? No les veo muelles saliendo de las orejas ni distingo una versión ribera de Rutger Hauer pero no me fio. Equipazo. Otra cosita somos nosotros. Con varias ausencias en los primeros tableros presentamos una panda de humanoides embrutecidos por años de alcohol, Chess24 y Tele5. Pero bien duchos, eso sí,  en el noble arte del latrocinio y el embeleco. Pero, en fin, habrá que defender el título.

A las cuatro y media, se hace el silencio y 80 dedos sudorosos empiezan a sobar los trozos de madera que pueblan los Staunton número 5 del club. Al lío.

Sin sorpresas en las aperturas; pasada una hora no hay que lamentar desaguisados en las aperturas ni celebrar grandes ventajas. Urriza parece cobrar ventaja con Sesma tras varias pérdidas de tiempo del negro. El Volga de Soriano toma mal color desde el inicio. Ainhoa se adueña de c4 y empieza a apretar con un juego posicional impropio de su edad (no habíamos dicho que los "jovencicos" no saben jugar posicional?). Mombi con su murito no se inmuta con el h4 del blanco y simplemente saca las fichas y espera. Unai con ventajilla y Mikel parece igualar fácil. Yo con mi Veresov me quedo mejor en pocas jugadas y Moisés tiene problemas para sacar las piezas y con un enroque sospechoso.
Monje, contra Aitor Martínez, con su catalana tiene mala pinta; pareja de alfiles del negro y sin planes claros. El gallego sin hacer grandes cosas se queda mejor.

A media tarde cambian las tornas y empieza a torcerse el encuentro. Con mi durisimo juego táctico, logro ponerle un truco para comerle una calidad; segundos después vuelvo a revisar la línea y en realidad me dejo una pieza. Bravo, jimenez, tu sí que eres una máquina. Tengo que recular y hacer la horrorosa b3 que dilapida mi ventaja. Moisés simplemente fuerza el cambio de damas y entrelazamos nuestros dedos en cariñoso apretón. Medio punto. El flanco de dama de Monje se derrumba y Aitor Martínez se hace con el punto.con total merecimiento. Cinza gana sin problemas; tras su entrada en octava fuerza la ganancia de pieza y se hace con el palote. La partida de Soriano va cogiendo el mismo olor que el baño a media tarde (por dios, absteneros de legumbres y fibra los días de partida); Ainhoa simplemente se come los peones del flanco de dama y llega a coronar dos damas. Soriano intenta un ataque desesperado contra el rey pero tiene que firmar en redondo al de pocas jugadas. Impresionante el trabajito de la Ortin.

Con eso vamos perdiendo 2,5-1,5. Quedan 4 partidas. Todas ellas con alguna ventaja pero nada fácil de convertir. Unai, Pablo y Mombi con peón de ventaja pero de difícil conversión en palote. Y Mikel intentando coronar su peón de a en séptima en un final con alfiles de distinto color.




Pablo consigue convertir un 3+2 en peón pasado en e y gana en pocas jugadas. Está enorme el tío más largo del Orvina. Mombi es Mombi; un tío muy malo, pero un fajador que no deja escapar un agujero en cuanto lo encuentra (entiéndase en el buen sentido, por favor). Consigue convertir un final de alfil contra caballo con peón de ventaja, tras dar un montón de vueltas por el tablero.
Y qué decir de Unai. Tras una defensa numantina, Ortín llega a una posición de tablas; final de torres con dos peones contra uno, para
nuestro teleco. En lugar de alargar el brazo por encima del tablero, como habríais hecho la mayoría de vosotros, Unai pone en práctica un enloquecido baile de San Vito de su monarca, hasta que Iñigo comete un solo error que le cuesta el cambio de torres y la partida. Gran partida de Iñigo, que no tuvo el premio merecido. Por contra, grande a la par que implacable y deshumanizado nuestro primer tablero que no conoce la compasión, la ternura ni la empatía; ni siquiera con la infancia. Este sí que es nuestra versión txantreana de replicante.

Con este apurado sprínt final, logramos un 5 y medio impensable a media tarde. Vamos, que nos damos con un canto en los dientes en una liga que va a estar más prieta que nunca.

Tras el durísimo curro que nos pegamos (ejem....) tras una tarde en la mina ajedrecística de la calle Valtierra, tocaba celebrarlo degustando las creaciones del chef del Cañaveral; un sitio con tres estrellas michelin pero que no se ven porque están cubiertas de grasa. Tras los postres y las infusiones...de Oro lujo, el profe Monje
acogió en su seno a Nacho como nuevo pupilo en artes musísticas, a lo que éste retribuyó pillando cerdos y duplex a cascoporro y vamos, que nos dieron un repasito sabático al resto asaz simpático.

Empieza la temporada ajedrecística. Vuelvo a tener horribles pesadillas. En ellas, siempre hay un gallego que se mete en mi telefonillo y brama con su desagradable voz nasal; bajas o qué?







domingo, 5 de marzo de 2017

Liga vasca 2017: Orvina B -Calasanz. Una crónica de mierda.

Ramses II se solaza en su hamaca tras haber disfrutado de los favores de Asenath, su cortesana favorita mientras se bebe un trago de Mahoumosis, su cerveza de cebada favorita.  La vida era maravillosa. Entra en la sala Tutsis, su asistente.
 -Señor, dicen los judíos que su Dios está cabreado con nosotros Y nos va a castigar . 
-  Genial y con que nos van a castigar ?
- Esteee, con langostas. 
- Que pringaos!, que miedo , nos van a arrojar 4 saltamontes a la cara? 
Días después una inmensa lluvia de langostas asolaba todo Egipto. 
Al de un tiempo volvió Tutsis, 
- Señor, ahora dicen que nos van a atacar con ranas. 
- Bah, Van a enviarnos cuatro ranas contra el ejército del Faraón?
- Días después, una inmensa lluvia de ranas caía sobre Egipto, asolando el reino.
Después vinieron, los piojos, moscas, granizo.....y ya por fin, el Faraón se rindió. El Señor se dio por satisfecho. 

10.000 anos más tarde, unas gotas sospechosas  empezaban a caer dentro del insigne Club Ajedrez Orvina. 
- Bah, son cuatro gotas, qué nos va a pasar por cuatro gotas? , decía todo ufano Pedro Garbisu. 
Días después una inmensa lluvia de mierda caía dentro  del local del club ajedrez Orvina. Los macarrones digeridos por el vecino de arriba así como su happy meal de ayer noche se hacían presentes y visibles en los bajos de la calle valtierra mancillando caballos, peones e incluso damas y obispos.
Se hablaba de rotura de cañerías y otras vicisitudes técnicas ajenas a un tipo de letras puras pero solo un servidor conoce la Verdad. El Señor, hastiado por los innumerables pecados de los integrantes del Club Ajedrez Orvina, enviaba un claro mensaje. Y es que a Sodoma y Gomorra se ha unido la Txantrea como lugar de veraneo de Belcebú en los últimos tiempos.
 
 Los miembros más pecadores,  bellacos y embrutecidos del club, aglutinados en el Orvina A, fueron desterrados al club de jubilados de al lado donde fueron castigados con una empanada mental de dimensiones bíblicas a tenor de los resultados.  Mientras que  los más santos varones el club, los únicos que se salvan,  todos ellos en el B,  pudieron quedarse en el mancillado local a cambio de purgar sus principales pecados. 
 
Esto dieron de sí sus partidas de expiación.

16;00 h: Las casualidades no existen y las señales eran claras. El equipo rival, Calasanz venía con jugadores con nombres santos: Pastor, Pío Jesús....el mensaje estaba claro, el Señor nos enviaba una advertencia.  A las Seis, santos y pecadores empezaban a mover madera por igual en la maltrecha sala del Orvina con el objetivo de mantener al menos el medio punto de ventaja que les llevábamos para el segundo puesto.





En el primer  tablero, la pereza hacía su aparición al ver la enésima francesa de la temporada.. Diossss, qué afición, eso sí que es un castigo divino.  Un ataque chatard,  de esos de H4, contra Pío García, en el  que una vez más consigo quedarme peor .  Ya ni  recuerdo lo que debe de ser salir de la apertura con ventaja. Sólo pensarlo me invade la lujuria. Pereza también en la apertura de Egoi, una italiana piannisima y sossissima donde blancas y negras sacan todas las piezas, las colocan bien, y se miran el uno al otro y diciendo  "ahora que hacemos?". 
 

Mombi, contra Josetxu Knorr,  con su escandinava parece que iguala facilito. 
Y Javi empieza sin problemas, un Trampowski donde Pastor iguala y se queda bien pero en una posición bastante fea, con el monarca de paseo por el flanco de rey.




 (Ae4 - de?! / Ce2 - Ag5 / hg- Dd4 /f4)

18,00 h:  
la pereza se contagia a mi rival que se clava de tiempo como un Cristo en la cruz . Sin embargo, su posición parece tomar cuerpo tras meter un jaco infernal en e4. Por suerte, el señor se apiada de mi y de mi flanco cuando se equivoca al comer de D en lugar de F. Dd4 parece muy fuerte, y tras f4 y Cf3 se sujeta mi posición a duras penas. 
 
 
 
A  Mombi le entra la avaricia al ver opciones de liarla tras el cambio de damas. Sobre Pastor actúa la gula al no querer devolver el peón que le entrega Sevilla. Ese invento de Belcebú llamado Rybka da ventaja al negro. Y Egoi, un tipo cuya foto aparece en el diccionario al lado del verbo pecar, empieza a sufrir en el flanco de rey tras h4! de Otxoa. A esas horas, poco cristianas estaban nuestras partidas y se avecinaba una catástrofe mayor que la provocada por nuestro ilustre vecino de arriba.




(todavía da ventaja al negro con h4! pero mushas pelotas hay que tener para jugar eso...)










(h4! -Cg4 / hg-h5 / Ch4 y esta casa es una ruina)










20,00  horas: 
En mi partida el ataque del negro se esfuma a la misma velocidad que el tiempo de su reloj . Acabar una partida con menos tiempo que yo debería estar castigado. Tras el obligado cambio de damas y  la perspectiva de un final espeso, largo y tedioso firmamos la paz . Mierda, otro ańo sin ganar el premio a la combatividad.  
 
 
 
 
 
 
Los intentos de Mombi  por convertir la avaricia en peones no fructifican  Y acaban en un final de alfileres de distinto color. 
La gula niebla a Ochoa al querer  mantener el peón de ventaja y atacar en el franco de rey con el rey en bolas  . Sevilla  abre la posición con un potente F4  Y la posición negra empieza a temblar .  La posición de Egoi  empieza desmoronarse tras TH1 de Otxoa Y lo único que le invade es la envidia al ver las piezas blancas penetrando en su franco.




20,30 h Javi  consigue abrir el centro y un despelotado el rey negro sólo puede deambular por el centro hasta que es cazado. Mientras un Egoi sin peones sin ataque sin defensa  sólo tira de orgullo para acabar el último.



(...Cd7 / Dc4 - Tf2 / Ah3 ...y poco más que decir....)


(...f5 / Ab3+ - Af7 / ef - y el caballo es devorado)











Tras esto objetivo conseguido; mantenemos el segundo puesto y nuestras opciones de ascenso "virtual ". Para celebrarlo,  dimos rienda suelta a nuestras escasas posibilidades físicas y monetarias  para cometer cuántos pecados y tropelías estuvieran en nuestra mano.  Me temo que nos limitamos a los de la gula en el Cañaveral y la incontinencia alcohólica moderada dejando los de la carne para otro día.

Sin duda, el Señor no quedó  satisfecho con nuestra expiración . Tengo miedo sobre lo que pueda ocurrir en los próximos días . De hecho, cada vez veo más saltamontes cerca del club ....


lunes, 20 de febrero de 2017

liga vasca 2017: Orvina-Easo. 50 sombras orvineras.


- Joder, vaya mierda de profesión!.
Nadie le replica. Apenas quedan clientes en el bar. Solamente Alfredo el borracho titular del establecimiento mira el fútbol en la tele con expresión de infanta procesada. Y al fondo Rosita, sexagenaria desdentada, qué apura su última mistela mientras le dedica alguna que otra mirada libidinosa. 
El termina de un trago su quinto sol y sombra del día mientras se ajusta las alas dentro de la gabardina. Saca la carta del sobre y vuelve a releerla cuidadosamente. Casi se la sabe de memoria. La empresa Amor Celestial S.L. le comunica que no cobrará incentivos este año y además el alargamiento de su jornada. Al parecer, apunta la misiva, no están contentos con su trabajo:el amor en Navarra ha bajado un 18% y las relaciones sexuales un 22%.Y lo atribuyen sus jefes de las alturas a su falta de implicación.
- Ya me gustaría verles a mí trabajando con esta pandilla de siesos -

Y es que trabajar de Cupido en Navarra es muy duro.
Es sábado al mediodía; está por un oscuro barrio marginal de Pamplona, llamadoTxantrea o no sé qué. Fue San Valentín hace unos días pero por culpa de la maldita carta tiene que seguir trabajando. Su nuevo horario incluye sábados.
El alcohol le enturbia el vuelo y y esa maldita túnica blanca no deja de meterse por los pliegues de su entrepierna. Ni Dios por la calle. 
Divisa a lo lejos, junto al club de jubilados, unas luces en el local anexo. El letrero dice :Club Ajedrez Orvina.
Se frota las manos. Una sonrisa brota entre una barba guarra cultuvada tras cinco días de dejadez . Sabe bien que los ajedrecistas son un colectivo prioritario, al ser una especie en vías de extinción por falta de reproducción y puntúa el doble para los objetivos.
Sin pensarlo dos veces entra en el local y se pone a disparar flechas de forma compulsiva a todo lo que se mueve.

-Hala, que lo disfruten; y sale disparado. 

Bueno! A lo mejor no sale tan mal el día! se dice todo ufano , sin percatarse de la farola del medio de la plaza contra la que se estampa acto seguido.

Dentro de la sala; los efectos empiezan a notarse y un gran calor empieza a invadir el local...

Llegaban desde Donosti los easos, tan escasos de amor como de puntos, un equipo que nunca sabes por donde te va a salir.

A las 4 arrancan los relojes y las piezas empiezan a fluir juguetonas por los lubricados tableros.

En el primer tablero un tal Jiménez quería compartir pareja con Minde al confundir su tablero con el suyo. cosas que pasan. Tras ser apercibido volvió con su pareja de baile Elvis. 
Salen las negras tímidas y pudorosas con su defensa Pirc; agazapadas tras un montón de peones. El blanco se pavonea pero sin atreverse a tocar los bajos a las esquivas negras. Tras tanta indecisión al final son las negras las que meten mano al flanco de dama. Tras c5 y sobre todo Db3 las blancas sufren un interruptus en el flanco y tras g5 acaban atadas y con la mordaza en la boca. Poco después , su rey se arrastra sumiso por el suelo. 























Lacunza-Minde; la Tarrash asegura siempre un continuo y pegajoso tocamiento de peones por el centro. En este caso, pronto se acaba la química y se enfrían los ánimos tras cambiarse piezas en el centro. Solo un alfil juguetón y un jaco en celo intentan dar picante a la partida pero cuando no hay feeling no se puede hacer nada. Tablas sin mas historia.
 Sevilla-Edu sanz: las negras escarmentadas sin duda por otros envites amorosos fallidos;  plantan un muro contra las intenciones eróticas del blanco. El blanco amenaza con perforar con E4 pero por timidez no termina de hacerlo. Las negras dilatan sus agujeros tras el cambio de alfiles de ese color. Su dama se pone guerrera y amenaza con romper el flanco de rey. Pero pronto debe volver con el rabo entre las piernas tras la reacción blanca. Tras quedarse con 2 piezas por torre el blanco empieza a comerse con fruición todos los peones a su paso. Pronto las negras claudican ante el inminente gang bang de los peones blancos.





















Abalia-Egoi: tras una apertura equina jugada con mojigatería por el negro, nuestro trol favorito acaba recibiendo varios latigazos y se queda bien prieto luciendo su corsé de peones. La penetración de la Torre por la retaguardia coge desprevenidas a las negras que a duras penas mantienen las formas.Pero aguantan la posición sin soltar un solo gemido y llega a un final de torres tablífero. Finalmente funden sus manos en un apretón y firman las tablas. 

Un día de ajedrez con tanto amor solo podía acabar con un empate. Finalmente agotados y sudorosos y algunos incluso escocidos abandonamos en el club y nos preparamos para otros placeres más intensos. Un chuletón a la brasa como Dios manda en la sidrería de Lekunberri. Así para recuperar fuerzas. Y es que un Orvina está mas hecho para la deglución que para el amor.